Visita Małopolska Occidental a ritmo eco

Edificaciones de madera de Lanckorona
Małopolska Occidental es una vasta región que se extiende desde las colinas de Lanckorona, los Senderos de Kalwaria, pasando por la comarca de la Wadowice papal, el pintoresco Valle Karpia, el paisaje industrial de zona de Oświęcim, Chrzanów y Trzebinia, hasta las extraordinarias panorámicas de la Meseta de Cracovia-Częstochowa con los castillos de la Ruta de los Nidos de Águila y el mayor desierto de Europa: el Desierto de Błędów. Una extraordinaria mezcla de paisajes, culturas, tradiciones, patrimonio natural e industrial aporta a estas tierras el clima y los valores de una zona fronteriza.

Proponemos comenzar el viaje por la parte occidental de Małopolska en un lugar totalmente excepcional, donde supuestamente viven los ángeles, con las vistas a las colinas onduladas cubiertas por un colorido mosaico de prados y bosques que inspiran desde hace años a numerosos artistas. La arquitectura de madera de esta localidad fascina por su belleza y carácter rural. Al pasear por Alejka Cichych Szeptów (Vereda de los Murmullos Silenciosos) y Alejka Zakochanych (Vereda de los Enamorados) llegaremos a la colina Zamkowe, que domina sobre la ciudad, desde donde se puede contemplar una panorámica de los alrededores. Ahí no estamos lejos de los Senderos de Kalwaria y el convento de los Padres Bernardinos, inscritos en la lista del patrimonio mundial cultural de la UNESCO. En este lugar, paseando o admirando los alrededores desde la perspectiva del sillín de la bicicleta, no solo es posible descansar de forma fantástica, sino también recargar las pilas espirituales.

Sanktuarium w Kalwarii Zebrzydowskiej

Más adelante en el recorrido está el Valle Karpia, conocido por los parques de atracciones cercanos, valle que se puede visitar de una forma totalmente diferente si nos montamos en un kayak o una bicicleta y descubrimos un país de campos, prados, viveros de peces y ríos serpenteantes, cuyo paisaje modelaron la naturaleza y el trabajo de las manos humanas. La riqueza natural, las reservas de agua, el ambiente rural, las sendas a pie, las rutas en bicicleta, los descensos en kayak por el Vístula y el Skawa, los bosques y colinas, todo esto cabe en apenas 310 km2. El Valle Karpia es también una zona de especial protección para las aves (ZEPA) de importancia europea en el marco de Natura 2000. Aquí viven especies de flora y fauna en peligro de extinción, entre otros, el martinete, símbolo de la región. Aquí sentiremos el clima del antiguo Ducado de Zator, con su rica cultura e historia, que dejó su huella en castillos y en los cercanos palacios e iglesias. Nos encontraremos también con la tradición de varios siglos de la cría de carpas y conoceremos otros excepcionales productos locales. En la ruta conoceremos a productores locales, que comparten su pasión por la apicultura, la cestería, la cerámica, la pintura, la cocina y nos invitan a un excepcional museo: el Ecomuseo del Valle Karpia.Widok z lotu ptaka na Dolinę Karpia

Los límites occidentales de Małopolska son también un paisaje industrial, que a primera vista puede parecer no tener nada en común con el ecoturismo. Sin embargo, el fascinante patrimonio industrial –fábricas convertidas en museos y centros culturales, el ferrocarril del emperador Fernando y los barrios obreros diseñados de conformidad con el concepto de ciudad jardín– hace que esta región sea extraordinaria. Merece la pena detenerse, aunque sea solo un momento, en las ciudades históricas rodeadas de vegetación. Seguro que cualquier ecoturista quedará fascinado con el casco histórico en Oświęcim, con el castillo de los Piastas, la Plaza del Mercado medieval en Kęty, custodiada por san Juan Cancio y Andrzychów, que ha conservado el clima de un pueblo de la región de Galicja.

Rynek w Kętach

Si visitar el país de los volcanes extintos, conocer la historia de misteriosos castillos que vigilan antiguas rutas comerciales de Cracovia a Silesia o viajar en dresina suena como un desafío viajero, es necesario visitar el Castillo Tenczyn en Rudno y el Castillo Lipowiec en el extraordinario Parque Etnográfico del Vístula, así como dar una vuelta en una dresina a pedales. En Regulice los apasionados locales han creado una asombrosa atracción ecoturística: la Dresina Local, accionada por el trabajo de los propios músculos, que lleva por la línea ferroviaria n.º 103, ya fuera de servicio, entre bosques, campos, rocas calizas y numerosos manantiales triásicos. Los alrededores están sembrados de gran número de auténticas perlas geológicas y los paisajes de la zona muestran una armoniosa simbiosis entre el hombre y la naturaleza.

Zamek Lipowiec

La Meseta de Cracovia-Częstochowa atrae con sus extraordinarias vistas de valles rocosos, extensos bosques y cerros testigo de caliza, tanto más cuanto sus colinas que descuellan entre la vegetación están coronadas por las fortalezas medievales de la Ruta de los Nidos de Águila. Durante siglos debían proteger las rutas comerciales en el naciente país de los Piastas, por lo que la región se convirtió en la cuna de la cultura polaca.

Zamek Rabsztyn

 La meseta es un lugar perfecto para el descanso activo: excursiones a pie, en bicicleta y escaladas por rocas calizas. En la ruta no podemos pasar por alto la Ciudad de la Plata, Olkusz, la cuna de la minería polaca de la plata y el plomo, con unos orígenes que se remontan al siglo XIII. También es obligatorio visitar el Desierto de Błędów, la mayor zona de arenas de duna en Europa Central, que se formó como consecuencia de la tala de árboles, principalmente para las necesidades de la minería de Olkusz.

Widok z lotu ptaka na Pustynię Błędowską

Małopolska Occidental es un destino perfecto tanto para una excursión corta, una escapada de fin de semana, como para una estancia más prolongada. Todos encontrarán allí algo que le interese. Para conseguir más inspiraciones para viajes a ritmo eco tienes que consultar las ecoguías por Małopolska Occidental en: https://visitmalopolska.pl/w-rytmie-eko